verdurasSegún un estudio realizado en los últimos años por una universidad Holandesa , en los años 40, debido a las penurias de la guerra, muchas mujeres sufrieron una malnutrición estando embarazadas . Con el estudio probaron que esta condición, les produjo una desactivación de ciertos genes, que provocaron efectos biológicos nada deseables en los bebes durante varias generaciones.

Se cree que nuestros genes se pueden activar y desactivar en función de factores como la alimentación o el medio ambiente. Dietas radicales pueden hacer que tengamos problemas para quedarnos embarazadas o desarrollar futuras enfermedades como el Alzheimer.

La nutrición no se limita solo al aporte de nutrientes imprescindibles para el cuerpo, sino que realmente incide de una manera clara en nuestra salud y en nuestras posibles enfermedades y las de nuestros descendientes. Quizás en el fondo podamos utilizar la comida como una medicina potente y preventiva en un futuro próximo. Podremos evitar enfermedades hereditarias con una buena dieta y una conciencia y educación nutricional. Alimentos como el té verde, verduras, granadas, aguacates, cereales, legumbres…tienen unos beneficios muy interesantes en nuestros genes.

¿Está entonces el destino marcado o en nuestras manos tenemos el poder de mejorar nuestra calidad de vida y la de nuestros hijos? ¿Tendremos que empezar a asumir responsabilidades y no culpar de todo a la genética?

Sonia Almela, Farmacéutica Cosmetóloga