Hortensia Rielo¿Cuando se te pasa por la cabeza abrir tu propio centro de estética? ¿Como fueron los comienzos?

Abrimos el 21 de Marzo de 1986.  Las pequeñas poblaciones como la nuestra estaban a cero y las demás poco más.

Comencé con una aparatología básica, pero completa para aquellos años. Aposté por utilizar solamente alta cosmética para realizar los tratamientos, con lo cual ya se marcó una diferencia con la calidad del producto y el trabajo bien hecho. Anteriormente lógicamente había estudiado estética, una profesión que me apasionaba ya entonces. Al estudiar estética y según me iba adentrando en ello, me percaté que es una profesión que además ofrece la posibilidad de hacer la gente feliz ¡Me encanta! Me hace a mí también feliz y además me pagan por ello.

Yo había vivido en París durante cuatro años y creo que la culpa de que yo me introdujese en esta profesión y que haya estudiado estética, la tuvo la casa Guerlain. Era una joven de dieciocho años y me fascinaba ver tanta belleza metida en frascos en su tienda de Les Champs Élysées. Supongo que en aquellos años me fascinaba todo ese mundo, por eso decidí comenzar por el buen camino, es decir especializarme en estética desde esa edad hasta entonces.

¿Cual es la identidad de tu centro y cuál es el mantra para tu negocio?

Mi centro se identifica por la Innovación, calidad y seriedad.

El mantra: Si lo puedo pensar, lo puedo realizar.

Para que un centro de estética funcione, además de tener una directora  cualificada hace falta ser una empresaria, con todo lo que eso conlleva, ¿crees que muchos centros de estética y Spas no funcionan porque no aúnan ambos aspectos de la profesión?

Rotundamente sí. Para abrir un centro propio, lo primero que es necesario saber es que un negocio, si no es rentable, deja de ser negocio y se llama ruina. Es necesario trabajar de un modo ordenado, pero también estar dispuestos a sacrificar el tiempo que un trabajador lo llamaría de ocio. El empresario frecuentemente ha de disponer de ese tiempo de ocio para formarse o para continuar trabajando. Pero sobre todo, se ha de tener bien claro los gastos e ingresos y no olvidarse jamás de los impuestos, que de algún modo es un gasto.

Por otra parte, pienso que muchos centros fracasan antes de comenzar, porque esperan pagar la inversión con las ganancias futuras y eso casi siempre no es así.

El equipo que trabaja para ti es muy importante y no es fácil rodearse de uno bueno, ¿Qué le pides a alguien para que forme parte de tu equipo? Como mantienes su motivación

Es la pregunta más difícil de responder. Pero yo creo que es importante hacer partícipes de los éxitos a los colaboradores y supervisar y formar para que no ocurran fracasos o errores. Ellos se motivan también al igual que todos con los clientes satisfechos. También es importante que se vean seguros en el trabajo y tratarlos como compañeros. No es necesario decirle quién es el jefe, ellos ya lo saben.

Creo, que es el mejor modo, para que acudan felices al trabajo y no se produzcan bajas. A mí me funciona.

 ¿Cuáles son las mayores dificultades profesionales con las que te encuentras hoy en día?

Los descuentos poco profesionales que se producen en los centros. Solo sirven para arruinarse ellos mismos y no dejar hacer negocio a los demás. Considero que las marcas de cosmética deberían supervisar que no se deprecie su producto.

 ¿Qué tratamientos son los que mejor resultados aportan?

En cuanto a resultados para combatir el envejecimiento, aquellos que llevan incorporada una buena aparatología. No se deben olvidar las manos con un buen modelaje, para aportar placer y relajación, tanto al cliente como al profesional.

¿Crees que la mujer de 50 años ahora esta física y emocionalmente como antes las de 40?

Pienso que sí. Ha de cuidarse y cultivarse para poder seguir el hilo de las personas jóvenes, pero también es necesario que aprenda a envejecer físicamente. Envejecer no es una enfermedad, es más importante mantener la mente joven, por eso me parece importante rodearse de jóvenes.

Hoy en día hay una gran confusión entre tratamientos estéticos, operaciones estéticas, cirugía…tu eres de las que piensa que “zapatero a sus zapatos y que cada uno tiene su lugar muy definido o piensas que es más bien lo contrario?

Yo pienso que zapatero a tus zapatos.

¿En cuidados de belleza predicas con el ejemplo?

El siete de septiembre cumplí 61 años. Tengo un hijo de 40 años, otro de 38 y una hija de 30. Mi aspecto físico y mental dice, que me debo de cuidar bastante, eso aparte de la buena genética. Ello sin realizar ningún tipo de cirugía o infiltración. Mis tratamientos se hacen en mi salón y la cosmética se vende en mi establecimiento.

Pretendo envejecer sin desequilibrar mi mente por mi aspecto físico (sin dejar de cuidarme) Espero conseguirlo.

¿Es importante para ti estar segura, creer y conocer lo que ofreces?

Necesito conocer y sobre todo confiar en lo que ofrezco. Es por ello que jamás trabajé con productos o marcas que no me ofrecen total confianza. Necesito para vender algo, la fuerza que da el auto convencimiento.

¿Qué criterio sigues para escoger las marcas para tu negocio y como hacerlas funcionar en tu centro?

Es muy importante para mí, el saber que están elaboradas por un laboratorio serio. Prefiero las marcas que tienen rostro, es decir donde existe una cabeza visible que está velando por ellas. Capaz de rectificar en el caso de cometer un error. Que supervisen más el producto que los beneficios que les exijan sus accionistas (si los tienen)

¿Qué aporta en tu centro la marca Apotcare?

Justo esto que vengo de citar. Para mí, el eslogan de Apotcare sería: La cosmética responsable de todas las pieles, en especial las sensibles o “La cosmética rejuvenecedora de las pieles más exigentes”

Me da seguridad, el saber que está mimada por alguien que cuida algo tan sumamente delicado como son nuestros ojos.

Más información: Perfumería Hortensia  I   Blog Hortensia Rielo