La precisión en la construcción de las asanas a través de la observación del cuerpo y de la mente es un largo recorrido y un camino que nunca se acaba.

La práctica del yoga desarrolla un modo de vida y un dialogo con tu cuerpo, tus dolencias, tus logros, avances y un aprender a escuchar con un oído nuevo que está situado mas allá de los laterales de nuestra cabeza. La practica constante y regular más que quitarle espacio a tu vida y a tu tiempo curiosamente hace que ese tiempo tenga otra calidad y medición.

LL Model Image

Aunque mucha gente hemos practicado el yoga durante nuestros embarazos con total seguridad, me encantó leer hace poco que la revista Obstetrics & Gynecology publicaba un artículo sobre la conclusión de unos estudios hechos sobre madres que practicaban yoga durante el embarazo. La investigadora principal la doctora Dra. Rachael Polis sí que matizaba que quizás hay que cambiar alguna postura o introducir alguna modificación.

Para hacer el estudio se cogieron a 25 mujeres que tenían un buen estado de salud, entre la semana 35 y la 38 del embarazo. Algunas ya practicaban yoga antes de quedarse embarazadas, otras eran principiantes y el último grupo eran novatas. En sesiones individuales se practicaban 26 posturas y a su vez se monitorizaban signos vitales como la frecuencia cardiaca, los niveles de oxigeno en sangre y las contracciones uterinas. Después de la practica todo se mantenía dentro de los niveles normales tanto para el bebe como para la madre.

En el embarazo es bueno reducir los niveles de estrés y encontrar la calma. El yoga durante el embarazo a mi me ayudo a ser más consciente de los cambios que experimentaba mi cuerpo y mi mente, a sentirlos y a comprenderlos que no siempre es fácil. Es un momento que te ayuda a restablecer una postura adecuada para que la respiración fluya y la columna vertebral se alargue al cielo. Ayudaras a que tu organismo se adapte a estos cambios y que tu bebe forme parte activa de este maravilloso cambio.

Os recomiendo el Liquid Yoga Spray y el Liquid Yoga para el baño como un vehículo de bienestar que os ayudara tanto a la práctica como a darle ese toque que en una decima de segundo hará que tu cerebro relacione la fragancia a la relajación y desconectar de todo

Sonia Almela