La N-Acetyl Cisteína es un producto con un gran poder reparador y no es muy común en los productos cosméticos. Tiene una acción antiinflamatoria, cicatrizante y anti envejecimiento.

Permite reforzar las defensas naturales contra los radicales libres siendo un precursor de  la GLUTACION, que es un maravilloso tripeptido antioxidante. Sobre todo es un antioxidante muy específico en la lucha contra agentes de la polución, tabaco, y sustancias químicas cancerígenas.

En oftalmología se utiliza como cicatrizante ocular de la cornea además de luchar contra la sequedad ocular. Debido a su  amplio espectro de tolerancia se incluye en muchos colirios.

Como beneficios generales en dermatología se utiliza para tratar la ictiosis del bebe, protege las células de la epidermis contra el riesgo de tumoraciones producidas por rayos ultravioletas .También tiene un alto poder antiinflamatorio y es el UNICO ANTIOXINDANTE, que permite luchar contra el efecto del envejecimiento térmico, ya que el calor de los rayos solares provoca la aceleración de la elastina en la dermis, lo que repercute en un envejecimiento acelerado en la piel (este estudio lo podéis  encontrar dentro de la publicación The Journal of Investigate Dermatology). Otra de sus funciones es la reducción en más de un 60% de la activación de la colagenasa

En los productos de Apot.care se puede encontrar  como uno de los principales ingredientes  dentro del complejo patentado NAC-A. Para más información, clica aquí

Sonia Almela, Farmacéutica Cosmetóloga