Entre la montaña rusa de sentimientos que se agolpan en tu cabeza y los cambios físicos que vas experimentando durante el embarazo, solo te queda encima, mirarte al espejo y verte llena de granitos, manchas, poca luminosidad, vello en zonas donde no tenías y ojeras!

SPA-paginaMIOHay problemas de la piel que puede ser que solo los desarrolles durante el embarazo y algunos debidos a los altos niveles androgénicos del organismo. Estos cambios hormonales aumentan la secreción sebácea, obstruyendo poros y favoreciendo la proliferación de bacterias ,provocando diferentes grados de acné. Es el momento de empezar a tomar consciencia de los productos que vamos a utilizar en nuestra piel, para contrarrestar estos problemas de una manera efectiva y que a su vez estemos seguras de que hay un experto en el embarazo detrás que nos aconseja y entiende que nos está ocurriendo realmente.

Debemos elegir un tratamiento hidratante de día y noche que contenga activos hidratantes, omegas, antioxidantes y bactericidas naturales. Una buena solución para el tema de los granitos son los alfahidroxiácidos, ácidos frutales que promueven la renovación celular al mismo tiempo que calman la inflamación y nos dejan una sensación de elasticidad y frescura.

Para la profunda nutrición de la piel hemos de elegir texturas ligeras pero altamente efectivas y seguras, nada comedogénicas ni grasas. Los aceites bios de onagra, almendras dulces, aguacate y aceite de oliva son ingredientes muy hidratantes que ayudan a prevenir la descamación, redipilizando la piel y restaurando la película hidrolipidica que nos protege de las agresiones externas y nos aportan suavidad y confort.

No nos olvidemos que la limpieza de la piel será una rutina diaria indispensable durante el embarazo, pero nada de utilizar productos con sodio lauril sulfato ni sustancias que puedan agredir e irritar nuestra piel. Limpiadores naturales como los derivados del coco y extractos botánicos que reequilibraren nuestro pH natural a la vez que actúen contra las manchas e imperfecciones.

En buenas manos no tendrás ningún problema ni tu ni tu bebe y piensa que en estos momentos tu piel esta como tú: feliz, sensible, cambiante y viviendo una situación nueva a la que amoldarse.