La calidad y caperdida de pelontidad de pelo durante el embarazo es algo muy común entre las embarazadas lo mismo que su caída después de dar a luz, y es un problema que preocupa a muchas mujeres. Pero hay que estar tranquilas porque es un ciclo normal relacionado con los cambios en los niveles hormonales.

El crecimiento del pelo tiene siempre tres fases muy claras:

Fase Anagena: debido a una mitosis continua, el pelo crece durante más o menos tres años seguidos sin caerse

Fase Catagena: el pelo detiene durante tres semanas su crecimiento  cesando su actividad

Fase Telogena: el pelo sigue sin ninguna actividad y cae en un periodo de tres meses

Durante el embarazo los niveles elevados de estrógenos hacen que la fase de crecimiento se prolongue y haya menos pelos en la fase catagena y telogena. En cambio después del embarazo los niveles de estrógenos caen radicalmente y muchos pelos entran en la fase catagena y telogena. Es por eso que más o menos a los tres meses del parto la caída de pelo aumenta considerablemente.

Mucho cuidado porque si la madre sigue una dieta hipocalórica rápidamente tras el embarazo puede agravar el tema de la alopecia postparto.

Este proceso no se puede evitar pero si atenuar, nuestro consejo es el siguiente:

Terminar las duchas con agua fría para estimular la circulación del cuero cabelludo y que se proporcionen al pelo las sustancias necesarias para su crecimiento.

– Aplicar lociones antiseborreicas y estimulantes, con cistina y vitaminas B.

– Si existe anemia tomar vía oral preparados con hierro.

No hay que preocuparse excesivamente si no se ven resultados rápidos, hay que esperar tres meses, es decir un ciclo capilar completo. Y para volver a tener la misma densidad que teníamos antes del embarazo el periodo suele ser de 12 meses sino existen otros factores causantes de esta pérdida de cabello.

Sonia Almela, Farmacéutica Cosmetóloga