1. happy mama happy baby

    happy mama happy baby

    Los recién nacidos en los meses de verano son menos propensos a tener problemas respiratorios debidos al virus respiratorio sincitial (RSV). Los meses de riesgo para contraer este virus VRS son  generalmente de octubre a mayo, por lo que los bebés que nacen en los meses más cálidos tienen menos probabilidades de contagiarse.

  2. Durante el embarazo la hidratación es importantísima y en los meses de frío nos acordamos menos de beber. Durante los meses de verano nos hidratamos más de manera natural y esto es importantísimo para el buen desarrollo del bebé.
  3. El verano aumenta nuestro estado anímico y nuestra energía,  si estas en los primeros meses con los malestares físicos, ayudara a que estés más relajada y puedas sobrellevarlo algo mejor.
  4. Sol = Vitamina D. Si bien es cierto que recomendamos durante el embarazo una alta protección y una moderada exposición al sol, en verano la dosis espontánea de momentos de sol producen más vitamina D. La deficiencia de vitamina D es muy común durante el embarazo y se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes gestacional, preclampsia y la vaginitis bacteriana. Por tanto otro problema solucionado!
  5. ¡La ropa! Qué duda cabe que es más fácil y cómodo vestirse embarazada los meses de verano que los de invierno…y ¡mucho más barato! Si te acercas a cualquier tienda de ropa hay muchos vestidos de verano que caben bien con cualquier barriguita.
  6. Es un buen momento para hacer ejercicio al aire libre. “Caminar es una de las mejores formas de hacer ejercicio durante el embarazo, ya que se puede hacer en cualquier nivel de condición física y en cualquiera de las etapas del embarazo. Se califica como cardio con pesas,” dice Jennifer Johnson, especialista en ejercicio perinatal y fundadora de fitforexpecting.com. “Las investigaciones muestran que ejercicios con pesas ofrecen  multitud de beneficios para la salud de la mamá y el bebé, incluyendo el aporte de más oxígeno a los músculos y los tejidos de la mama, y ​​por lo tanto al bebé a través de la placenta.” Esto se traduce en una placenta que funciona mejor y más nutrientes para el crecimiento del bebe. La natación proporciona un alivio muy necesario a medida de ganamos peso durante el embarazo para: la hinchazón, la presión, el aflojamiento de las articulaciones y el intenso calor del verano. La gimnasia acuática es la actividad  favorita de muchas mujeres embarazadas porque es el único lugar en el que se sienten sin peso, y el agua fría es refrescante y alivia picores y tensiones.
  7. La frutas y verduras son variadas y ricas! La mayoría de nosotras ya sabemos lo importante que son estos alimentos para una mama y un bebé saludables. Repletos de vitaminas y nutrientes importantes, como los hidratos de carbono que dan energía y fibra de relleno, las frutas y verduras son los principales bloques de construcción para un bebé sano y una mamá en forma!